Ticker

6/recent/ticker-posts

Header Ads Widget

impacta


Gare 93 - Una experiencia única hecha restaurante

- El restaurante Gare 93 abre sus puertas a Impacta para presentarles su innovadora y admirable oferta gastronómica para el deleite de los comensales, tanto locales como turistas.

- Este restaurante se ha convertido en el mejor complemento para el Hotel de 5 estrellas Hotel Estelar Parque de la 93, especialmente durante los procesos de Reactivación Económica para este emblemático espacio de alojamiento de la ciudad.

Según la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica ACODRES, los establecimientos dedicados a la realización de platillos servidos a la mesa crecieron en un 130% en la pasada década, y a raíz de la pandemia del SARS-COV2, se frenó el desarrollo de un sector en el cual, al verse obligados a cerrar en el 2020, se vio la muerte de aproximadamente 7.000 negocios que generaban cerca de 40.000 empleos directos y 90.000 indirectos.

A pesar de ello, la reinvención, las estrategias de continuidad y la paciencia fueron las principales claves para que muchos restaurantes en el país sobrevivieran a meses de encierro y preocupación, adaptándose a las nuevas normas, medidas de bioseguridad, preparando las mesas, menajes e instalaciones para recibir de nuevo a los comensales en los recintos que en algún momento fueron el hogar de experiencias inigualables entre grados, compromisos matrimoniales, acuerdos de negocios, entre otros.

Uno de estos casos dignos de destacar y que merecen ser tomados como ejemplo de sobrevivencia en medio de la crisis económica por la COVID-19 es Gare 93 Restaurante, un espacio dentro del Hotel Estelar Parque 93, ubicado en un lugar muy privilegiado al encontrarse cerca de sitios claves de la ciudad como el Parque de la 93, la Zona T, las Embajadas de Francia, Bélgica, Argelia y otras naciones, además de las sedes de importantes compañías globales como Microsoft, entre otros lugares de interés para los turistas que vienen por motivos de negocios, de placer o de paso a otras ciudades colombianas o del continente.

A pesar de que el reto de las restricciones llevó a reconsiderar el desarrollo de este restaurante, este momento llevó a que este establecimiento repensara desde el menú, hasta el estilo mismo del restaurante, que, en el momento que sus puertas volvieran a estar abiertas, los amantes del buen comer encontraran el lugar perfecto para ellos, además de encontrar un agradable hospedaje y convertir una noche en un momento mágico entre familia, pareja o amigos.

El Sello Estelar en un restaurante de mundo 

Hablar de Gare 93 Restaurante, es contar la historia de su hotel. Construido en el año 2012, fue pensado para atender a los turistas que visitaban la zona del Parque de la 93. Una zona donde los turistas, los empresarios y las élites políticas nacionales buscan un espacio perfecto para reunirse, comer y divertirse, encontrando en este espacio de alojamiento el lugar perfecto para descansar luego de una jornada agitada.

En sus inicios, el restaurante contaba con otro nombre, otro estilo, un menú que seguía lo tradicional y que no suponía gran diferencia frente a los otros establecimientos gastronómicos del sector, e incluso se podría considerar que era pensado para el disfrute de solo los huéspedes. Es ahí cuando se dieron cuenta que sería una extraordinaria idea ampliar su clientela y atraer a los amantes de la gastronomía alternativa, internacional, de explorar otras recetas agradables para el paladar, platos sutiles y elegantes para disfrutar y generar gratos recuerdos.

Con esto, a inicios de 2020 decidieron desde la gerencia del hotel, en cabeza de Wolf Alexandrovich Estrada, cambiar el concepto del restaurante y darle un nuevo toque que lo hiciera único entre la competida oferta alimenticia del parque de la 93 y la zona rosa. Para ello, su nombre cambiaría de Muelle 11 a un término francés que significa estación: Gare 93. Con ello, se transformaría en una nueva experiencia donde lo gourmet sería el mayor protagonista con comidas que van desde los tradicionales platos nacionales como el Ajiaco, pasando por deliciosas y jugosas carnes, ricos platos del mar, platos españoles, recetas con ingredientes árabes, platos vegetarianos y veganos, platos adaptados para celíacos, exquisitos postres, cócteles originales, incluso “comidas rápidas” hechas obras de arte al momento de servirse en la mesa. Y, lo más plausible de todo esto, es que cada uno de estos platillos son hechos de manera artesanal, elaborados en el mismo momento de recibir la orden, para sentir, oler y saborear al instante de ser servidos para los comensales; en resumen, todo un espectáculo para nuestros sentidos.

La pandemia y la reapertura

La llegada de marzo de 2020 significó para muchos un tiempo de freno que llevó a repensar las estrategias de venta para evitar con ello el final de sus negocios. La recién apertura de Gare 93, que sintió los mismos efectos por la pandemia del SARS-CoV2 llevando al cierre del restaurante junto al Hotel Estelar Parque de la 93, por fortuna verían de nuevo sus puertas abiertas hasta bien adentrado el mes de octubre, transcurriendo así 7 meses donde el miedo, la ausencia de turistas y las medidas de autocuidado estrictas llevaron a fomentar la solidaridad y la unidad en el equipo de trabajo a pesar de la distancia.



"No fue sencillo, pero gracias a los dueños de la cadena y el sacrificio que hicimos muchos de los empleados al tener una disminución en nuestros salarios y turnar espacios hasta que se volviera a abrir el hotel, nos llevó a sobrevivir y salir adelante, incluso dando un nuevo aire a Gare 93, que es un lugar para experimentar, no solo para comer a domicilio" explica Wolf Alexandrovich Estrada, gerente del Hotel y quien junto al chef César Rojas complementaron todo el ejercicio que llevó a que los platos volvieran a ser servidos en las mesas que componen los tres ambientes diseñados para el disfrute de los visitantes.

Los ambientes de Gare 93 Restaurante

Tres ambientes componen a Gare 93, donde la mezcla de espacios naturales, toques vintage y detalles modernos le dan un aire de clase, distinción y sobriedad que lo convierte en uno de los mejores restaurantes de Bogotá, e inclusive, uno de los más exclusivos de la cadena Estelar, el cual se encuentra en 12 ciudades de Colombia y Perú.

El primero, es un ambiente orientado a los toques vintage, emulando las salas de esperas VIP de las estaciones de trenes franceses, los cuales cuentan con murales de obras arquitectónicas dedicadas a los ferrocarriles del país galo, adicional a ello, con diversos accesorios pertenecientes a antiguos trenes, sumando a esta experiencia una serie de tonos que mezclan los marrones con los toques grisáceos que llevan al comensal a transportarse a un lugar exclusivo sin salir de Bogotá.

Dentro del primer espacio se encuentran las mesas y junto a ello el bar, donde una mujer dedicada a las bebidas de carácter y sabores fuertes y dulces se convierten en un templo para los sentidos, especialmente para los paladares que buscan disfrutar desde un buen trago de whisky como un delicioso cóctel, perfecto para acompañar los platillos diversos que se encuentran en la carta.

En el segundo escenario, con mayor iluminación ambiental, que en la noche cuenta con calefactores para conservar una temperatura agradable en medio de la fría Bogotá, se encuentra un espacio donde el juego de plantas, grandes espacios y detalles en las mesas que se mezclan entre los negros y los marrones grisáceos la convierten en el mejor lugar para tener buen aire y gratas conversaciones, además de ser el lugar donde los comensales podrán disfrutar de una nueva experiencia creada por Gare 93 como son los brunch, que cuentan con una fusión de platos colombianos, incluyendo las tradicionales picadas, con una deliciosa mimosa para el deleite del paladar más exigente.

Por último, se encuentra un escenario creado para los amantes de los ambientes abiertos, con apertura a los espacios sin tejados y con una mezcla de plantas y paraguas que la convierten en el mejor lugar para comer simulando el disfrute de una buena comida campestre sin salir del edificio, haciendo de este lugar el mejor para comer y respirar un ambiente abierto y amplio, especialmente en tiempos donde la pandemia ha llevado a que la moda de los espacios aireados se establezca y se quede por un largo tiempo.

Los platillos de Gare 93.

Entre entradas, platos fuertes que incluyen sopas, ensaladas y carnes, postres y excelentes bebidas con o sin alcohol, o de hamburguesas únicas en el mercado, hacen parte de la carta que tiene Gare 93, la cual busca ajustarse a todos los paladares, incluyendo personas con restricciones alimenticias pero que buscan disfrutar de los sabores que explotan en la boca.

La visita de Impacta a este espacio se inició con tres entradas recomendadas por el chef César Rojas y su equipo de cocineros y meseros, los cuales con una atención personalizada y sobresaliente lograron explicar tanto los ingredientes como los detalles que tienen cada salsa, cada pan o cada especia usada en los platillos con los que se inició la experiencia gastronómica en el restaurante.

Al pedir las entradas, nos halagaron con dos tipos de pan artesanal hechos en la cocina del restaurante, acompañados de dos deliciosas salsas, una mezcla de fruta del pacífico como es el chontaduro y la mayonesa que le da un toque algo pastoso pero suave y de gran sabor; y, como complemento, otra salsa de un embutido nacional como es la butifarra picada con pimentón, finas hierbas y aceite de oliva.

Luego de eso, llegó la burrata con frutas dulces, mezcla de nueces, queso mozzarella con un toque de yogurt; la segunda entrada fueron unas deliciosas papas bravas con un pulpo, cocinado con mantequilla, que, literalmente se derrite en la boca. Otra entrada, indudablemente recomendada es la exquisita pita con jamón serrano, vegetales y queso brie. 

Estas entradas fueron los mejores entremeses para iniciar la experiencia gastronómica de Gare 93, por supuesto acompañado de un buen jerez Tío Pepe o de un dulce cóctel como el Caribean Mule que le da el toque perfecto para iniciar una experiencia al paladar.

Al ir a los platos fuertes nos encontramos con tres alternativas perfectas para comer en buena compañía, especialmente si los gustos son variados de acuerdo a la cultura o las disposiciones de alimentación de cada comensal, presentando deliciosas carnes como el caso del Entrecote, con buen corte de res asado a termino 3/4 (o al gusto del cliente) acompañado de un tomate asado y papas fritas acanaladas; también la opción de un delicioso salmón ahumado con risotto bañado en remolacha que le da un toque único de color fucsia que le encantará al paladar amante de los pescados; o en una tercera opción pensada para los comensales vegetarianos o veganos, la deliciosa hamburguesa de falafel (preparación con garbanzo y especias), una salsa de hummus (pasta de garbanzo con tahine) y los tradicionales ingredientes de la hamburguesa que incluyen lechuga, pepinillos, cebolla y tomate, complementado con dos panes árabes preparados artesanalmente en el restaurante.

Para terminar tan delicioso momento donde el paladar, la mente y el estómago experimentan una explosión única de sabores y texturas, el postre no podría faltar y un delicioso plato de bananos flambeados bañados en ron y acompañados de una bola de helado de vainilla, se convirtió en la mejor manera de terminar esta experiencia gastronómica, con sabores dulces, texturas suaves y aromas agradables que van muy bien con un rico café americano. Además, en la línea de los postres tienen como segunda opción la deliciosa tarta de chocolate con nata, que le da un encanto adicional al momento de escoger la parte más dulce de la comida.



En Gare 93, no solo se encuentran cerca de 30 platillos entre entradas, platos fuertes y postres o una gran variedad de licores, cócteles y bebidas que acompañan los platos, sino que detrás de ellos, se encuentra un grupo de personas que con esfuerzo, dedicación y una gran sonrisa como la de María Alejandra, la cocinera principal del restaurante o de Winner, el capitán de meseros de Gare 93 le dan ese toque humano, del buen servicio y la calidad que hace de este lugar uno de los mejores para visitar en la Bogotá de la pos-cuarentena, la de los Cielos Abiertos y los restaurantes en renacimiento. 

Fotografías tomadas con Samsung S20 FE 

Publicar un comentario

0 Comentarios